Guía básica para que no te coja la tarde a la hora de planear tu boda - Maribel Arango Novias

Guía básica para que no te coja la tarde a la hora de planear tu boda

Planear una boda es una tarea monumental y no se debe subestimar la dificultad y rigurosidad del proceso de planeación, aunque se trate de una ceremonia pequeña.  Para lograr ese momento romántico, etéreo y surreal sin que nada arruine tu gran día, debes trabajar arduamente en la planeación y los detalles previos. Por eso, hoy te traemos esta guía básica sobre qué tener en cuenta para que no te coja la tarde a la hora de planear tu boda.

 

Antes de siquiera sentarte a planear debes tener en cuenta tres factores que determinarán cómo se llevará a cabo la planeación:

–          Presupuesto. ¿Cuánto van a gastar?

–          Invitados. ¿A quiénes van a invitar y cómo los van a organizar?

–          Inspiración. ¿Cómo imaginan la boda? Campestre, en la playa, íntima, una gran fiesta…

 

Ahora sí puedes entrar en materia. Lo primero es elegir en dónde se llevará a cabo la ceremonia y la recepción. La iglesia, el salón de eventos, una hacienda, un restaurante, tu casa… Elegir el lugar es clave, pues muchos sitios tienen una lista larga de espera; y si sueñas con ese lugar en especial es mejor apresurarse y así poder elegir una fecha que se adecúe a tu itinerario. Además, con el esto definido ya tienes cómo estructurar tu lista de invitados y hacer un mapa de la distribución del lugar.

Luego viene los divertido. La búsqueda del vestido, el traje del novio y el de los pajecitos. Es en este momento dónde todo se siente real. Es tal vez lo que más ilusión le hace a la novia, encontrar EL vestido. Por estas fechas, que debe ser 6 meses o más antes de la boda, también es importante buscar las argollas de matrimonio.

Una vez tienen el lugar, la fecha y el vestido, debes concentrarte en los elementos que estructuran el evento.

–          Tramitar el tema legal: Elegir la notaría donde se llevará a cabo si es una ceremonia civil o si se hará en el lugar del evento.

–          Catering: Puedes preguntar si el salón de eventos ofrece este servicio, puede resultar más práctico y económico.

–          Entretenimiento: Fotógrafo, videógrafo, músicos

–          Decoración:  floristería, el pastel, mesas, sillas y manteles, etc.

–          Transporte: Si la recepción es en un lugar alejado de la ciudad, ten en cuenta este servicio del lugar de la ceremonia a la recepción para aquellos invitados que no se puedan desplazar en su propio vehículo.

 

Para todo este proceso te puede ayudar tu Wedding Planner, que deberías considerar contratar de primera, ya que su experiencia será muy valiosa para que todo salga lo mejor posible. Te ayudará a mantenerte dentro del presupuesto y a tomar las mejores decisiones. A la hora de hacer las contrataciones, también es importante hacer un depósito y firmar contratos para asegurar el cumplimiento de todo. Lo anterior se debe hacer al menos entre seis y tres meses antes de la boda.

 

Después de tener todos los servicios contratados, finaliza la lista de invitados y empieza a enviar las invitaciones. Si van a tener un registro, pueden abrir una página web temporal para su boda. Es algo muy millenial, pero ingenioso dónde estará toda la información que los invitados pueden revisar en todo momento, sobre ubicación, fecha, lista de regalos, etc. Esto debe hacerse al menos tres meses antes del gran evento. Si se trata de una boda destino, al menos seis meses antes para que los invitados puedan planear el viaje.

 

Aunque los eventos pre nupcias no afectan como tal la boda, debes tenerlos planeados y agendados: despedidas de solteros, reencuentros familiares, cena de ensayo y demás vienen el mes antes de la boda, y se pueden juntar con otras fechas importantes. Además, ¡no te olvides de la luna de miel! Si planean viajar poco después de la boda, es hora de elegir un lugar, reservar su viaje y alojamiento, y comenzar a planificar un itinerario.

 

Es importante permanecer en contacto con todos los proveedores para ajustar detalles sobre lo que quieres ese día y que todo salga como planeado. Los Wedding Planners son muy útiles en este momento y ayudarán a asegurar que todos los proveedores sepan dónde y cuándo estar presentes.

Una semana antes de la boda todo debe estar resuelto. Si vienen familiares de lejos, deben tener hospedaje, si llueve debe haber un plan B, etc. Ahora solo deben enfocarse en relajarse y prepararse. Eso significa días de spa y salón de belleza. No se olviden de agendar prueba de maquillaje y peinado antes del gran día, para que en ese día el estilista sepa qué hacer y no tenga que improvisar.

 

¡Finalmente ha llegado el gran día! Tú, tu pareja, las familias y sus proveedores han trabajado arduamente para planificar una boda, ¡así que disfruten cada minuto de este día mágico que será el primero de muchos de felicidad como esposos!

No Comments

Post a Comment

doce + trece =

¡Llamar Ahora!
¿Como Llegar?